"No estoy aquí para hacerle las relaciones públicas a nadie…"

Conozco a Jay Fonseca y me parece un tipo muy buena gente y sumamente inteligente. Pero en ocasiones como estas, es donde no estoy de acuerdo con sus comentarios. 

En su más reciente columna en Primera Hora, en la que discute sobre lo bueno que ha hecho el Gobernador, Jay comenzó su escrito con las siguientes declaraciones: “Quiero comenzar destacando el hecho de que no estoy aquí para hacerle las relaciones públicas a nadie, pero también estoy harto de que siempre digan que los comentaristas políticos solo vemos lo negativo…

No, Jay. Los que practicamos esta profesión sabemos que no haces relaciones públicas y tampoco es que necesitemos que lo hagas. Como los que me conocen saben que ya no soy periodista. Por lo que intentar aclarar esa premisa, es algo imprudente de tu parte. 

Yo no sé qué es lo que está pasando hoy en día pero defender nuestra profesión se ha convertido en una lucha sin precedentes. Ya me hierve la sangre escuchar o leer ese término de “yo no hago relaciones públicas a nadie“. Como queriendo decir que “pues, yo no ‘lambo’ ojo, yo no ando jugando a ser relacionista, yo no alcahueteo“. Es como despotricando nuestra profesión ¿a cambio de qué? ¿De sentirse más eruditos que nosotros? ¿De que se creen que lo que ellos digan sí es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? ¿Qué lo que decimos nosotros es mentira? ¿Qué adornamos cualquier cosa? ¿Qué obstruimos la libre información?

Pues no. Nada de eso es cierto. A menos que la experiencia de Jay Fonseca haya sido haberse cruzado en el camino con esos “diz-que-relacionistas” que lo que hacen sí es interferir lo que en realidad son las funciones de nuestra profesión: que es identificar y crear esos canales y puentes que faciliten un mejor entendimiento y comunicación entre ambas partes. 

Que ese comentario venga de cualquier persona común pues, ajá, lo dejo loco porque sentarme a explicarle lo que realmente son las relaciones públicas, me consume mucho tiempo y no lo tengo. Pero que venga de un comentarista, es lo que sí me choca y también me frustra. 

Duele pensar que a pesar de la formación académica y el bagaje que tiene Jay Fonseca, éste aún no tenga claro la importancia de esta profesión y con todo y eso continúe con la fracesita que, indirectamente, desprestigia la práctica de relaciones públicas.

No me sorprendería pensar que la “marca” Jay Fonseca y el título que él muy bien ha construido como un respetado comentarista político de nuestro País, lo ha alcanzado porque se ha topado con buenos relacionistas que han podido trabajar en conjunto para construir relaciones mutuamente beneficiosas entre las organizaciones y sus públicos. A fin de cuentas, esa sí es la definición de lo que son las relaciones públicas. 

Nosotros, los verdaderos profesionales de las relaciones públicas debemos identificar, defender y denunciar cualquier oportunidad en la que veamos en las que se intenta, por más pequeño que parezca ser, desprestigiar nuestra profesión. A ver si por fin comenzamos a hacer entender a las personas la diferencia entre lo que es ser un relacionista profesional a los que se pasean diciendo por ahí que lo son. 


http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/columna/jay-fonseca/columnas/loquealejandrohahechobien-976882/

 

Posted in Uncategorized.

One Comment

  1. Cuando una persona hace un escándalo mediático tiene fama pero no tiene éxito, porque su foco está en la mirada social y depende totalmente de ella, entonces cuando alguien hace algo por atraer la mirada social deja de tener éxito.n Una vez que esa mirada se enfonca en otro escándalo su fama cae el mismo nivel del éxito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current ye@r *